El Parque Natural de Cabo de Gata – Níjar mira al mar. Aunque a veces parezca darle la espalda en su árido e insólito interior, está unido a él desde su nacimiento. Y no es una metáfora. Los montes volcánicos que conforman la mayor parte de la topografía del parque se originaron inicialmente bajo el mar, en erupciones submarinas de energía colosal. La costa del levante (el lugar por el que el sol se “levanta”, el Este) está jalonada de playas y cerros volcánicos, dibujando un paisaje que parece abrir grandes ventanales al amanecer. Precisamente lo que os proponemos desde La Guía del Parque es aprovechar esos ventanales, que en pocos lugares de la costa española están tan expeditos, y madrugar para ver amanecer alguna jornada de las que dediquemos a visitar la joya de la corona de la naturaleza almeriense.

El premio será una visión única del Mediterráneo, una experiencia inolvidable y completamente gratuita, y que se puede acompañar de baño en alguno de los mágicos lugares que el parque natural nos ofrece. Lejos de aglomeraciones, lejos de la civilización, lejos del tráfico, y muy cerca de la esencia de la naturaleza del Cabo. Los fotones que tardan millones de años en atravesar la densa materia que forma el Sol y sólo pocos minutos en recorrer la distancia que lo separa de nuestro planeta, dibujan en la costa del Parque Natural de Cabo de Gata – Níjar algunos de los amaneceres más memorables que podamos imaginar. Rojos, magentas, naranjas, violetas, cada día colores diferentes matizados por las nubes del horizonte y las brumas marinas, forman la paleta de un espectáculo único sólo al alcance de quienes se esfuercen por levantarse temprano o los afortunados que puedan contemplarlo desde la cama o la terraza.

Un café o té hecho en casa y algo para desayunar son el mejor consejo para afrontar el mágico inicio de jornada que nos espera. No en vano, en el Cabo amanece temprano. Más temprano que casi en cualquier otro rincón de Andalucía y también más temprano que en la mayor parte de la geografía continental española. Carretera (o camino) y manta. Las primeras luces del alba son el límite para salir de nuestro alojamiento y, en menos de una hora, apostarnos en uno de los muchos recovecos orientados al este que forman la costa oriental del Parque Natural de Cabo de Gata – Níjar.

Empezamos la recomendación por la ensenada de Genoveses. Al sur de San José y a sólo 15 minutos a pie del límite del casco urbano. Pasear a esta hora por el sendero que parte del Molino de los Genoveses, o bien desde las proximidades del mirador de Josefina Huertas (quizás pertrechados con una linterna para facilitar los primeros pasos) es todo un privilegio para cualquier naturalista. Lo haremos acompañados del canto de las muy diversas e interesantes aves que pueblan esta zona en cada época del año, encabezadas por la exótica Collalba negra (Oenanthe leucura) o la omnipresente Cogujada montesina (Galerida theklae). Una vez llegados al extremo norte de la playa, desde La Guía del Parque recomendamos recorrerla hasta su punto más meridional, al abrigo del Morrón de Genoveses (con la precaución debida en caso de oleaje y mal tiempo). Desde este lugar la perspectiva de la salida del Sol es simplemente incomparable. Los más en forma pueden también ascender a la cima del Morrón, a unos 70 metros sobre el mar, donde la vista es, si cabe, aún más espectacular.

Si nos alojamos en el entorno de Los Escullos, Las Presillas Bajas o La Isleta del Moro, quizás la mejor idea (pero no la única, pues La Isleta es siempre un lugar pintoresco y amable donde sentarse a contemplar el fenómeno del amanecer) sea desplazarnos, de nuevo, al extremo sur de la bahía. Dejaremos la carretera comarcal que recorre la costa oriental del Parque Natural de Cabo de Gata – Níjar a la altura de Los Escullos, en dirección a la Punta de Loma Pelada. Dejaremos a nuestra izquierda el núcleo de población y la Batería de San Felipe, construida en el S. XVIII y, una vez termina el asfalto, es momento de aparcar (si hemos ido en coche, pues es una zona adecuada para desplazarse también a pie o en bicicleta). Hemos llegado a la Cala del Embarcadero de Los Escullos, un lugar mágico muy próximo a la reserva marina integral de Loma Pelada, y por lo tanto un lugar sensible en el que debemos, si cabe, aumentar nuestro afán de conservación de la naturaleza. Desde esta cala u otras próximas (la improvisación y la aventura siempre son parte de la esencia del Cabo) podremos contemplar un impresionante panorama de la bahía, presidida en su extremo norte por la pintoresca localidad de La Isleta del Moro. Ver el Sol rasgar la superficie del mar desde este lugar es una experiencia que nos resultará difícil de olvidar.

Más al norte, en la zona de Rodalquilar y Las Negras, también tenemos una recomendación verdaderamente sorprendente. Consiste en dar un paseo de alrededor de una hora desde Rodalquilar (también es posible llegar en coche hasta El Playazo y continuar a pie), o algo menos desde Las Negras, hasta los acantilados del Cerro de La Molata. Encontraremos cerca de El Playazo una fortaleza, de nuevo del S. XVIII: la Batería de San Ramón. A su espalda, una explanada al borde del mar, sobre la que destaca un saliente rocoso, puede ser el lugar de espera perfecto para contemplar el espectáculo natural del amanecer.

Sin duda hay muchos más lugares en la costa montañosa del Parque Natural de Cabo de Gata – Níjar desde los que disfrutar cada mañana de la salida del Sol, y desde la Guía del Parque os animamos a descubrir estos y otros rincones mágicos que tendrán, sin duda, un lugar destacado en los recuerdos de nuestra visita a uno de los espacios protegidos más singulares de Andalucía.

  1. Excelente plan!! A ver si madrugamos uno de estos días y subimos fotos. Gracias David Monge!!!!

    1. Estupendo artículo… Puedo certificar con cientos de fotos y muchos madrugones que los amaneceres por las zonas que nombras son increíbles !!!

  2. Gracias por el artículo, muuuy interesante. ¿Dónde podemos obtener información sobre las mejores zonas del parque para ver el amanecer y anochecer? Por esto de que el sol cambia la posición según la época del año. Gracias.

  3. Hola Javier. Muchas gracias por leernos y por tus comentarios. En principio, toda la costa oriental del Parque Natural de Cabo de Gata – Níjar es un buen lugar para ver amanecer. Dado que la orientación de dicha costa es SO – NE, en las ensenadas y bahías es mejor situarse en el extremo sur. Esto es así porque el Sol sale por el Este, pero especialmente en verano, debido a la inclinación del eje terrestre, el punto exacto de salida del Sol se desplaza unos cuantos grados hacia el NE, de modo que si estamos al abrigo de los cabos y salientes montañosos el Sol puede quedar oculto en su salida. Para las puestas de Sol, claro está, habrá que desplazarse a la costa de poniente, siempre teniendo en cuenta que cuando el punto de ocultación del Sol deriva hacia el NO la puesta de sol no se producirá en el mar sino detrás de las montañas occidentales, fundamentalmente Sierra de Gádor. Esto, de nuevo, ocurre principalmente en primavera y verano. Por el contrario, en otoño e invierno veremos la puesta de Sol sobre el mar. Los atardeceres serán objeto de otro artículo en el futuro. Mientras tanto, en las tiendas de aplicaciones para smartphones podrás encontrar APPs que nos permiten conocer el punto exacto de la salida y puesta de Sol desde una ubicación dada. Algunas de las más precisas son de pago (aunque económicas) y están enfocadas a fotógrafos de paisajes. Espero haberte ayudado. Un saludo.

Deja una Respuesta