• Trayecto: Lineal

• Longitud: 1,5 km

• Tiempo estimado: 1 horas

• Dificultad: Media

• Tipo camino: Senda o carril

• Paisaje/vegetación: Franja litoral abrupta, en la que dominan los acantilados, entre los que aparecen pequeñas calas con o sin playas. Salpicando el terreno, vistosas matas de especies autóctonas (palmito, cambrón, cornical…) o introducidas (pitas o chumberas). Construcciones militares históricas y poblaciones costeras ligadas en su origen a la pesca.

• Sombra: Poca o nula

• Autorización especial: No es necesaria

• Recomendaciones: Llevar agua potable y vestimenta y calzado adecuados. Cerciorarse de la potabilidad del agua de las fuentes.

Tal vez sean los colores —sus matices, contrastes, texturas, disposiciones— los que embaucan los sentidos mientras se recorre este sendero costero del parque natural, y hacen que no se pueda dejar de contemplar tan espléndidos paisajes. La riqueza natural, geológica y biológica, es tangible, como también lo es el patrimonio histórico y cultural del lugar, con dos importantes monumentos relacionados con la defensa de unas costas que estuvieron casi despobladas durante siglos por la amenaza que suponían las razias piratas.

Sendero La Molata