Las estaciones climáticas se desdibujan en el extremo árido de Europa. El invierno queda reducido a un par de semanas y algún año ni se atreve a asomarse entre las sierras de Almería para abrazar con sus aires del norte las llanuras y la costa del Parque Natural de Cabo de Gata – Níjar. El otoño y la primavera se funden en una suerte de floración pre y post invernal, fuertemente dependiente de la abundancia (dentro siempre de la escasez) de lluvias de la temporada. Son habitualmente ventosos y cambiantes, y su extensión a lo largo del año queda siempre supeditada a la única verdad del paisaje semiárido de Almería: el verano.

Y el verano del Cabo ya está aquí. Los que acostumbramos a pasear por playas y caminos durante todo el año hemos visto esta temporada una floración primaveral que ha transformado el desierto en vergel, tapizado de verde y moteado de intensos colores. Se dice que hacía años que no era tan intenso. En los últimos días el verdor languidece y amarillea ya en los campos del parque, y el color va dejando hueco a nuestro paisaje más identitario, el que no deja a nadie indiferente, y el que hace que Cabo de Gata sea el lugar único que es. Un desierto al borde del mar. Un oasis virgen en la costa mediterránea. Refugio de soñadores, bohemios, hippies, ejecutivos, personas como tú y como yo que sentimos la ya conocida llamada del Cabo.

Es mayo. Los pájaros incuban sus huevos y crían a sus pollos aprovechando la abundancia de comida disponible. Las aves insectívoras, en su mayoría recién llegadas de áfrica, adornan con su algarabía el universo sonoro de Cabo de Gata. Golondrinas comunes y dáuricas, vencejos, aviones, abejarucos y hasta alguna carraca empiezan a dejarse ver y oir en nuestros cielos. Este verano adelantado es para ellas aún primavera. Son, junto a otras muchas especies esteparias, acuáticas, residentes o migradoras, y junto a la diversidad de pequeños animales terrestres, dan también soporte y alimento a los depredadores y oportunistas de estos hábitats, como las águilas perdiceras, cernícalos, búhos, mochuelos, zorros, jabalíes y muchos más, en una trama de vida que en las próximas semanas alcanza su cénit.

El mar empieza a calentarse y el sol ya anima a tumbarse a descansar en nuestras playas. Aunque vendrán días frescos y ventosos, mayo es sin duda el primer mes de la temporada de playas. El municipio de Níjar ya tiene casi todos los servicios disponibles en las playas urbanas. Los alojamientos, tiendas y restaurantes abren sus puertas a los visitantes. La oferta de actividades culturales para conocer el Parque Natural de Cabo de Gata – Níjar se amplía. Pasear por caminos y calas se convierte en un placer, mayor aún si es en una visita guiada que nos desvele el pasado y presente del Cabo y nos ayude a descifrar al futuro del parque con criterio. Mirar al cielo de noche también se ha puesto de moda, y en el Parque encontrarás buenas opciones. Y el mar, claro, ya es una opción no sólo para valientes de baño invernal. Buceo, kayak, paddle sup, snorkel y otras modalidades por descubrir. Desde La Guía del Parque sólo hacemos una recomendación: contrata empresas locales. Son ellas quienes mejor conocen Cabo de Gata y quienes más se involucran en su conservación.

Mayo también es el mes de las ceremonias. Bodas, comuniones y otros eventos proliferan en todos los rincones. Y cada vez es más habitual ver a sus protagonistas inmortalizar esos momentos en diversos reportajes fotográficos y de video en lugares emblemáticos como el Arrecife de las Sirenas, las dunas fósiles de Los Escullos, las minas de Rodalquilar o el imponente paisaje del cerro Mesa de Roldán. Todo el Parque se engalana, se limpia y se repara para dejarlo todo listo para vosotros.

Si los habitantes de Cabo de Gata y su entorno aprovechan mayo para venir a disfrutar de la joya del Mediterráneo de la costa continental española será por algo. Y lo mejor es que está aquí para todos. Innumerables fiestas nacionales y locales, empezando por el puente del Primero de Mayo, que se convierten en Madrid en acueducto (con el Dos de Mayo) y en Granada en viaducto (con las Cruces de Mayo del día 3). Pero hay más. Los cordobeses tenéis en mayo el mes perfecto (y envidiado). También en Granada el Corpus. En Sevilla es Feria y a más de uno le apetecerá escapar después de disfrutarla con amigos y familia. San Isidro a mediados de mes es también fecha perfecta y festivo en muchos lugares. Dicho de otra manera. Tienes tiempo para escaparte en mayo al Parque Natural de Cabo de Gata – Níjar. Y te esperamos con los brazos abiertos, ganas de sonreír y con nuestra naturaleza en plenitud.

Deja una Respuesta