Que Cabo de Gata tiene una energía especial es algo que no vamos a descubrir a estas alturas en la Guía del Parque. Sin duda, el Parque Natural de Cabo de Gata – Níjar representa un conjunto de sensaciones y emociones que no pueden describirse con palabras y que, una vez vividas, no pueden tampoco olvidarse. Aunque es cierto que algunas personas visitantes se ven abrumadas por la falta de bosques y la aridez de este territorio, la mayoría de ellas se lleva algo grabado en el alma y, a veces de forma inconsciente deja una huella que también será imborrable en el paisaje imaginario de este lugar. Las primeras tienen en Semana Santa una oportunidad de acercarse al Parque Natural de forma amable, ya que está aún plagado de flores y pintado de verde, hasta que los rigores del estío lo tiñan de marrón y la intensidad de la luz veraniega ciegue las retinas más sensibles. Las segundas ya sienten la llamada del Cabo.

Buen tiempo, sol, un poco de brisa, buen ambiente, descanso y cultura… Desde la Guía del Parque no vamos a recomendaros que visitéis las fabulosas playas del Parque Natural de Cabo de Gata – Níjar. Ni que aprovechéis estos días de vacaciones para escaparos al rincón de la península con el clima más suave y agradable. Ni tampoco que vengáis para alejaros del ritmo frenético del día a día y la ciudad. No vamos a enarbolar la bandera del buen tiempo (que lo habrá), ni del ambiente festivo (que lo tenemos), ni mucho menos usar el argumento de que quién viene al Cabo se enamora (y muchos acaban planeando venirse a vivir al menos una temporada) irremediablemente de su atmósfera.

Sólo queremos que te dejes traer. Porque estamos seguros de que entre tus amigos, en una conversación con tu pareja (o contigo mismo), en un comentario en tu muro de Facebook, en una recomendación de una revista de viajes, en la radio, o poniendo la antena en la charla que mantienen las dos personas que viajan detrás de ti en el autobús urbano, ya se te ha despertado el deseo y te imaginas en esas playas, en esa paz, en ese ambiente distendido y hospitalario que domina este entrañable, libre y salvaje rincón del Mediterráneo. Así que hazles caso. La tierra del Cabo te espera y te llama, todas las señales te llevan a ella, y es la oportunidad perfecta para descubrir porqué.

Semana Santa puede ser muchas cosas en muchos destinos. Pero la Semana Santa en el Parque Natural de Cabo de Gata – Níjar, en abril, no es sino un pequeño verano. Un verano a principios de primavera. Un aperitivo en el que los habitantes de este espacio protegido vuelven a la vida, lo que significa que encontrarás todos los servicios abiertos y disponibles, con excelentes opciones gastronómicas y de alojamiento, y un sinfín de actividades sin masificar para descubrir porqué es el espacio más singular de la costa mediterránea española.

Agua Amarga, Las Negras, Rodalquilar, La Isleta del Moro, Los Escullos, San José, Cabo de Gata, La Almadraba de Monteleva y La Fabriquilla. Grábate esos nombres en tu buscador y márcalos en el mapa. Además de unos pocos actos religiosos típicos de estas fechas (que tienen un delicioso carácter rural y que puedes ampliar visitando también la ciudad de Almería), las poblaciones costeras del Parque Natural gozarán de un ambiente envidiable que te invitará a relativizar el tiempo. Puedes cargar La Consagración de la Primavera (que es otra forma de decir Semana Santa en Cabo de Gata) de Stravinsky en tu móvil y, una vez en el Cabo, ir a una terraza con tus auriculares y pedir un buen café y empezar a leer mi familia y otros animales de G. Durrel (novela por cierto ambientada también en el Mediterráneo y debilidad literaria de quien escribe estas líneas), o para conectar mejor con la tierra, Puñal de Claveles, de la revolucionaria periodista y escritora almeriense Carmen de Burgos.

Y ya que te has dejado traer, porque este lugar no deja que alguien decida por sí mismo, dedica unas mañanas también a dejarte llevar por sus senderos. No necesitarás muchos mapas ni indicaciones (y si prefieres seguirlas las encontrarás en La Guía del Parque) para acabar perdido en paisajes de los que ya nunca podrás escapar. Déjate también llevar a la NijarApp del Ayuntamiento de Níjar, con infinidad de propuestas interesantes e información práctica, a los puntos de información municipales en el Molino de Las Negras, en el Lavadero de Agua Amarga, o en la playa de San José, a la oficina de información turística de Almería capital (Plaza Vieja) o de Carboneras (Calle del Mar), y no te pierdas los diferentes eventos culturales entre los que recomendamos la segunda edición de Rodalquilarte, en la maravillosa aldea de Rodalquilar (pero encontrarás muchos más si te dejas).

Cuando vuelvas a casa El Cabo hablará a través de ti en tu trabajo, en el autobús, en el facebook o entre amigos, porque será él quien, quieras o no, querrá traer también de visita a quién se cruce en tu camino.

Deja una Respuesta